Armando Fuentes Aguirre
Mirador Armando Fuentes Aguirre

El tamal

15 diciembre, 2018

Guardo con afecto en la memoria del corazón, lo mismo que en el corazón de la memoria, el genio y la figura de Fidencio Flores.

Poeta, gustaba de ser llamado “El último bohemio”, por la copiosa cabellera que le caía sobre los hombros y por el romanticismo de su poesía.

Escribió un bello poema distinto a todos los demás que le inspiró su musa. Ese poema tiene un hermoso nombre: “Hostia santa”. El nombre se refiere a la tortilla, sencillo manjar al que cantó Fidencio con inspirados arrebatos líricos.

Si yo tuviera el estro del bardo ramosarizpense le escribiría un poema al tamal, otro de los sabrosos dones que nos da el maíz. Pondría en él la evocación de los días de Navidad y Reyes, o de la Candelaria, en que en mi casa disfrutamos la delicia de los riquísimos tamales salidos de las milagrosas manos de doña Coy, ayer, y de su hija doña Rosy ahora. Y en los versos de ese poema iría una acción de gracias a nuestros ancestros aborígenes que inventaron ese manjar que es un poema.

¡Hasta mañana!…

Mirador Armando Fuentes Aguirre

En nada cambió el mundo